El ciudadano del olvido by Vicente Huidobro

By Vicente Huidobro

Show description

Read or Download El ciudadano del olvido PDF

Similar poetry books

Fire to Fire: New and Selected Poems

Mark Doty's hearth to fireside collects the simplest of his seven books of poetry, besides a beneficiant choice of new paintings. His signature sort encompasses either the plainspoken and the artfully wrought, as one among modern American poetry's such a lot lauded, recognizable voices speaks to the crises and probabilities of our time.

Poetry in Person: Twenty-five Years of Conversation with America's Poets

“In the autumn of 1970, on the New college in Greenwich Village, a brand new instructor published a flyer at the wall,” starts Alexander Neubauer’s creation to this notable ebook. “It learn ‘Meet Poets and Poetry, with Pearl London and visitors. ’” Few scholars answered.

Fervor de Buenos Aires

Escrito con algún resabio ultraísta y bajo el influjo de su regreso a Argentina tras los años vividos en Europa, este libro anticipa con nitidez los angeles obra futura de Borges. En sus páginas ya están las metáforas clásicas, l. a. adjetivación asombrosa, el incipiente planteo metafísico, l. a. precisión verbal, los angeles bizarre inflexión vacilante que esconde un remate perfecto.

Summer Mystagogia. Poetry

E-book via Beasley, Bruce

Additional resources for El ciudadano del olvido

Sample text

Ahora soy un fantasma de nieve, un sembrador de escarcha. Pero volveré trayendo en la frente el sudor de las nubes. Prosternaos vosotros los que no habéis pisado jamás el horizonte. Ahora soy el fantasma que huye vestido de grandeza y de dolor. �Pero mañana? El mañana es mío. Será mío otra vez como el destino inapelable de la luz, como el terciopelo de los besos que miden la eternidad. Y un día habrá un pañuelo entre dos estrellas y será el adiós definitivo. Entonces dirán: llevaba en sus ojos la piedra filosofal y muchos viajeros reconocerán otra vez las huellas pesadas bajo el fardo de los tesoros astrales.

Controlad la geografía y decidme en dónde está la muerte electrizada, en dónde está la Tierra Prometida. A través de tantos jardines de ecos la ternura acumula sus programas. La temperatura cambia sus probabilidades sobre la inmensidad azul. Panorama de flor único en el mundo y sol reputado como los oradores de moda. Lobos a la mejor interpretación universal perseguidos por las noches sin clemencia como los sacudimientos sísmicos de las neuróticas. Cambio de palomas en el cielo. Regalos para mañana y premios de matches o carreras de accidentes.

A la sombra de mi canto. El milagro tiembla como una tela de sol. Y yo digo adiós. Adiós. Sultana especializada en el amor lento, lento como los adioses del sol. �A qué los laboratorios y las geografías de la pasión? Mi sangre conoce mucho más y nadie ha alcanzado aún la temperatura de mi mirada. �Ah, mi alma! Eléctrica ternura, acumulador de los siglos hasta el fin del hombre. Si hubieras comprendido, jamás se habría alejado. Si hubieras visto el color de sus alas la habrías amado y nunca habrías sido hostil ni desafiante.

Download PDF sample

Rated 4.44 of 5 – based on 44 votes